tiene la razón

Del blog del Endemoniado de Chillán.

Me trasladé a Ninhue invitado por Patavino, el lúcido. Es un lugar huaso donde abunda un vino de secano que podría servir de lujo para celebrar misas obispales, existen mil doce maneras de preparar el chancho, y se destila un aguardiente de extendida, aunque clandestina, fama regional.

Patavino maneja un restaurante donde se encuentra el mejor arrollado de Chile, que ha merecido el reconociento de los camioneros de la madera que pasan diariamente por ese lugar en dirección a los aserraderos de la costa.

Me gustó tu artículo, me dijo, ven a que te lo comente. Y pallá me fui volando, qué me han dicho, como despreciar a alguien que lo pesque a uno; aunque se trate de Patavino, amigo y lúcido, pero fastidioso en extremo.

(Leer más)

El endemoniado is back.

Después de largos meses de silencio, el Endemoniado de Chillán postea nuevamente.

Nadie sabe bien qué lo mantuvo silencioso tanto tiempo; aunque hay rumores. Se dice que fue un ataque súbito de amor avasallante lo que padeció, haciéndolo perder temporalmente el juicio. Otros insinúan que no fue más que un leve desequilibrio adicional que se sumó de manera contingente a su cerebro ya sobrecargado de más. Puede ser. También se dice que simplemente sufrió un abrupto ataque de desvarío, pediendo el sentido de gravedad - lo que puedo ocurrir a habitados por espíritus, como él -, el asiento de las coordenadas espaciales en el cuerpo- considerado grave en la psiquiatría moderna -y el sentido de avance del tiempo hacia el futuro. O sea, se extrañó totalmente del mundo. Y tampoco se sabe bien adonde estuvo. Hay valles cordillaranos vacíos en la cordillera chillaneja donde nadie pregunta quien es quien, y vagabundos sin identidad viven en la orilla de esteros de aguas recién derretidas; en invierno bajan a las casas de los colonos más elevados, donde nadie se preocupa de ellos y nunca falta algo de comida residual que pelearle a los perros. También hay viejos sanatorios geriátricos en los pueblos más inesperados, que quedan del antiguo sistema de salud estatal, escondidos en partidas presupuestarias innombradas y oscuras, donde aún subsisten cuidadoras, cuentas a medio pagar y médicos jubilados que puden ser llamados en caso de apuro; quizás estuvo en alguno de esos. Y lo mismo ocurre con algunas órdenes religiosas que tuvieron conventos y casas de acogida que eran apreciadas por su eficacia hace algunos años atrás - cuando todavía había candidatas no psicopáticas a los monasterios femeninos - y que hoy no son más que tugurios de pobreza, abandono y desvarío que los obispos no saben bien cómo clausurar de una buena vez; quizás estuvo en alguno. 

Lo que haya sido; en hecho es que regresó del silencio y publicó este post, que pegamos enterito acontinuación.

(Leer más)

Algunos años de dedicación alfarera

de Gloria Daniels, mi mujer.                                    

chocolate.JPGchulleca.JPG

                             

pesta_as.JPGfrutera.JPG

                      

porslina.JPGVaso_rojo.JPG

                                   

El mundo auto-referido del experto

Los expertos se mueven en espacios de interrelaciones causales cerrados en sí mismos; o sea, separados del resto de los espacios de la existencia humana. De ellos reciben el poder de sus certezas, de ellos sus limitaciones.

            A.- Expertos educacionales diseñan los contenidos de las mallas curriculares que deben ser enseñadas. Muy pronto se decide que la educación debe ser evaluada, y los expertos diseñan sus exámenes: el SIMCE, la PSU, etc. ¡La educación evaluando a la educación! Es decir, no se evalúa cómo educa la educación para la vida más adelante de los que estudian, sino que solamente cómo enseña los contenidos que ella misma ya ha definido que deben ser aprendidos. Un mundo auto-referido.

            Nadie, o muy pocos, reclaman que no hablamos de qué debe ser enseñado; a pesar del aburrimiento de los niños y  niñas en las salas de clase, de la pobrísima experiencia que representa la universidad para los jóvenes, del reclamo de la sociedad “adulta” de lo mal preparados que salen los graduados, de su embotamiento creativo, de su incapacidad para producir sus propios ingresos, de su cinismo ciudadano… Para hacerlo habría que salir de las certezas del mundo educacional auto-referido.   

(Leer más)

Restos

Recibo mensaje del Endemoniado:

Asesinado el sagrado, ponemos la confianza en el cálculo; la economía.

Comentarios recientes

Cerrar